Split y el Palacio de Diocleciano, que ver en Croacia


Qué ver en Split, Croacia, qué ver más allá del Palacio de Diocleciano, cómo moverse cuando llegas a Dalmacia y cómo llegar, lee la publicación.

La ciudad de Spalato (Split en croata) ha sido relegado durante demasiado tiempo al √ļnico papel de centro y puerto de transbordadores, ya que desde aqu√≠ se puede embarcar para llegar a las famosas islas mundanas de Dalmacia.
Hoy la ciudad se enriquece con un nuevo paseo marítimo, con un largo paseo, bancos, flores y palmeras.



Split y el Palacio de Diocleciano, que ver en Croacia

Sin embargo, esta ciudad milenaria merece ser considerada un verdadero destino turístico y merece que sus preciosos monumentos sean redescubiertos por los viajeros.
Split es un lugar singular, que a primera vista se muestra como un resumen de casi 2000 a√Īos de historia: llegando en coche desde el norte (la ruta que sugiero) tus ojos, que durante kil√≥metros estar√°n acostumbrados a paisajes √°ridos con algunas manchas espor√°dicas de vegetaci√≥n, quedar√°n perplejos al encontrarse de la nada inmersos en el contexto urbano.



Un contexto perif√©rico que muestra todos los signos evidentes de la dif√≠cil historia de las √ļltimas d√©cadas.
Pero al entrar, descubrirás un verdadero tesoro: el centro vital de la ciudad es el Palacio de Diocleciano, Sitio de la Unesco, sitio del patrimonio mundial. A diferencia de lo que se podría pensar, el Palacio no es simplemente un monumento para visitar, sino que coincide con el centro histórico que en la época medieval se estableció sobre el sitio de la residencia imperial.

Split y el Palacio de Diocleciano, que ver en Croacia

Split y el Palacio de Diocleciano, que ver en Croacia

Pero vayamos en orden: Diocleciano, El emperador romano (236-316 d.C.) hizo construir aquí un edificio imponente edificio residencial donde pensaba jubilarse en la vejez. Así lo hizo y lo mismo hicieron otros emperadores después de él, así como los ciudadanos ahora romanizados que, a partir del siglo VII, con el abandono de varias colonias circundantes, se retiraron entre estos poderosos y seguros muros.
Esta zona de Dalmacia cayó primero bajo control bizantino y luego, desde 1420 bajo el veneciano.
El gran palacio cambia gradualmente de una lujosa residencia imperial a M√°rmol Brańć, M√°rmol griego e it√°lico en el casco hist√≥rico, donde viven las familias, se vive la vida cotidiana y no faltan bares, restaurantes, tiendas.

Esta parte de la ciudad es el lugar donde uno camina con curiosidad la mayor parte del tiempo que pasa en Split. Ah√≠ caminar naturalmente es gratuito, mientras que el acceso a los restos romanos mejor conservados requiere una entrada fraccionada por cada acceso: entre los puntos de mayor inter√©s Museo c√≠vico, la catedral de San Doimo, el templo de J√ļpiter, la Sinagoga y el metro.
La impresión es que el barrio siempre esconde algo nuevo, nunca te cansas de adentrarte en nuevos callejones hasta que llega la noche, cuando se encienden las luces y se eleva un tentador aroma a pescado a la brasa de las cocinas de la taberna.



Split y el Palacio de Diocleciano, que ver en Croacia
Split y el Palacio de Diocleciano, que ver en Croacia


Cómo llegar y cómo moverse desde Split

La forma m√°s r√°pida y pr√°ctica de llegar es en ferry, directamente desde Italia (Ancona), pero para los que salen de las regiones del norte, el coche es una buena opci√≥n: una √ļnica autopista recta le permite cruzar todo el pa√≠s croata a lo largo. , apreciando los maravillosos y variados paisajes.
Finalmente, desde el puerto de Split hay conexiones a las islas (Brańć, Hvar, Vis) con la empresa Jadrolinia.

A√Īade un comentario de Split y el Palacio de Diocleciano, que ver en Croacia
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

End of content

No more pages to load