Un viaje a Afganistán contra el miedo y los prejuicios. Entrevista a Mario Aurino

Quien soy
Pau Monfort
@paumonfort
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org, lonelyplanet.com

Autor y referencias

He conocido "virtualmente" Mario Aurino recientemente gracias a algunos hermosos foto sobre afganistán que publicó en un grupo de viajes en Facebook. Aunque se trata de "solo" fotos, su publicación generó mucha polémica (tanto que fue prohibida en el grupo) y decidí interesarme por su historia. Luego lo contacté para averiguar si estaba disponible para contarme sobre esto. increíble viaje a afganistán, un país que siempre me ha fascinado y que, lamentablemente, está considerado (en el imaginario colectivo pero no solo) entre los más peligrosos del mundo.



Esta es su historia y la de su fantástico viaje.

Mario Aurino nació y vive en Sorrento. Tras el bachillerato clásico se matriculó en Derecho graduándose en Dirección Forense a lo que siguió una breve experiencia de práctica jurídica, trabajos ocasionales, un Máster, diversas colaboraciones en periodistas web y una fructífera colaboración con Unicef, de la que también fue fotógrafo. en Eventos Oficiales. Posteriormente decidió invertir tiempo y energía profesional en el sector turístico y en la puesta en valor de su territorio. Actualmente gestiona algunas casas de vacaciones y asesora a los viajeros que deciden visitar su tierra.

Apasionado de la fotografía, ha viajado solo como mochilero durante más de 10 años y ha visitado 40 países en los 5 continentes, abordando itinerarios y destinos decididamente inusuales e inusuales. Un viaje sobre todo: en 2016 cruzó todo el continente africano de norte a sur, desde Alejandría en Egipto hasta Ciudad del Cabo, solo, utilizando solo transporte público. Como él mismo dice, “prefiero viajar solo usando solo transporte público, porque la idea de lidiar con las dificultades logísticas que enfrentan los lugareños siempre me ha fascinado. Me encantan los viajes largos, aquellos en los que la lentitud del viaje te permite reinterpretar los límites del tiempo y el espacio a los que estás acostumbrado. Estoy enamorado de ese sentido de comunidad que se crea en los largos viajes en tren, barco o autobús en los que se comparten tiempo, espacio, comida, expectativas, ansiedades y dificultades y se cuentan historias, llegando a su destino con un nuevo, pequeño. familia. Una especie de viaje dentro de un viaje ”.



¿Cuándo se fue y cuánto duró el viaje a Afganistán?

Salí el 22 de septiembre de 2017. Mi viaje duró unas dos semanas. Desafortunadamente, existen restricciones burocráticas vinculadas a la visa de "turista" que difícilmente permiten estadías más largas. La duración de la visa está determinada por su plan de vuelo y el programa de viaje diario detallado requerido en el que debe indicar y describir, día a día, los lugares que pretende visitar.

¿Cuándo empezó a pensar en ir a Afganistán y por qué (ya ha estado en Pakistán u otros países vecinos?)

La elección de Afganistán nació de forma bastante aleatoria. En realidad mi proyecto original era atravesar Asia por tierra, partiendo de España a Pekín, pasando por Europa del Este, Turquía, Irán, Turkmenistán, Uzbekistán, Kazajstán, China, sin tocar Afganistán y desandando, con algunas desviaciones, una de las antiguas Seda. Carreteras. Durante mi investigación sobre Asia Central, por casualidad, encontré algunos artículos y fotografías que contaban la historia y algunos itinerarios de Afganistán antes de la crisis de Oriente Medio, tratando de ofrecer una visión más amplia y articulada que la que nos dan los medios occidentales de hoy. ¡Fue amor a primera vista! Durante las próximas semanas, traté de refinar mi investigación y comencé a sentir una empatía inexplicable con esta nación. El resto vino por sí solo de una manera completamente natural, lo que hizo que dejara de lado mi antiguo proyecto, para lanzarme en esta nueva aventura.

En algunos viajes anteriores había estado en China, Myanmar y Pakistán, pero, a fin de cuentas, puedo decir que Afganistán realmente representa un mundo aparte, que no tiene comparación con los países vecinos.


¿Cuánto tiempo te llevó preparar y organizar el viaje (tiempos de visado, permisos, etc. pero no solo) y dónde encontraste información práctica sobre el país (qué ver, cómo moverte, dónde dormir, etc.) )? ¿No creo que haya un Lonely Planet de Afganistán?

Obtener una visa tomó alrededor de un mes entre la preparación de la documentación y el tiempo consular. Encontrar información fue una de las mayores dificultades. No existen guías de viaje actualizadas e incluso en blogs o foros de viajes las fuentes son escasas. Sin embargo, esto me permitió prepararme yendo más allá de los esquemas y estandarizaciones de un viaje “clásico” y, aunque fuera muy exigente, representó una hermosa prueba de madurez como viajero. Recuerdo las noches que pasaba leyendo libros o buscando en la web, tratando con esmero de construir el viaje paso a paso, como pequeños trozos de mosaico. A diferencia de otros viajes, he tratado de invertir mucho de mi tiempo también en investigaciones históricas, religiosas, sociológicas con el objetivo de llegar preparado. Para vivir la experiencia de una realidad tan compleja en plena conciencia era necesario tener un punto de partida sólido. Obviamente otro aspecto fundamental fue la recuperación de información de seguridad. Decidí dejar la elección de viaje y alojamiento, quizás inconscientemente, hasta que estuve allí y, en retrospectiva, puedo decir que fue la elección correcta.


¿Pudiste elegir libremente qué itinerario seguir o tuviste limitaciones relacionadas con problemas de seguridad / geopolíticos?

Como viajero individual, no se me han impuesto restricciones. Sin embargo, razones de seguridad me han obligado indirectamente a tomar algunas decisiones. Desafortunadamente, tuve que excluir las áreas sur y sureste del país, aquellas que quizás representan más vívidamente la variedad étnico-tribal de Afganistán. Los lineamientos de la Farnesina y la información obtenida de diversas fuentes oficiales y no oficiales fueron muy valiosas. Aunque el riesgo de atentados y atentados es generalizado y está presente tanto en las grandes ciudades -partiendo de la capital- como en las zonas rurales, he tratado de minimizar los factores de riesgo sin excluir, en la medida de lo posible, una cierta libertad de circulación que es la base de mi viaje ideal.


¿Entró en Afganistán por tierra o por avión? ¿Cómo te moviste?

Volé dentro y fuera de Afganistán en un vuelo programado de Turkish Airlines. Los desplazamientos internos los hice por tierra, con medios deliberadamente improvisados ​​(camiones, carros, motos, carros). Como se dijo anteriormente, incluso las principales arterias de transporte terrestre no son inmunes al riesgo de ataques y emboscadas que a menudo también involucran a la población local, por lo que traté de ser lo menos identificable posible, incluso con una elección cuidadosa de la ropa.

Alguien me dijo que los occidentales solo podemos viajar a Afganistán con escolta. ¿Es verdad?

Obvias razones de seguridad sugieren la escolta. Desde un punto de vista estrictamente "normativo", esto no es necesario. Sin embargo, tanto el gobierno español como el afgano desaconsejan enfáticamente el uso del transporte público y evitar caminar o de noche, instando a viajar, cuando sea posible, en convoy. Evidentemente esta última opción, habiendo decidido marcharme como viajero "independiente", ni siquiera la he considerado. Más allá de las limitaciones "impuestas", es necesario adoptar una serie de precauciones que, si bien no eliminan los riesgos, los reducen en gran medida, como evitar llamar la atención mediante el uso de ropa típica y no dar citas en lugares fijos a las personas que lo hacen. no nos conocemos. Por ejemplo, solía llevar mi cámara y videocámara en un saco de patatas que compraba en el mercado solo para poder caminar a pie en perfecto anonimato y siempre he usado ropa tradicional afgana.


¿Cuál es el lugar que más te gustó y por qué?

Realmente difícil de elegir. Kabul es una de las capitales más bellas y enigmáticas que he visto, tanto desde el punto de vista morfológico como histórico, y es el espejo sincero de todas las contradicciones de esta nación. El mercado de aves "Ka Faroshi", en el centro histórico, es único en su tipo y representa una auténtica muestra representativa de la sociedad afgana. Es una zona antigua, con callejones estrechos, donde el sol entra tímidamente incluso a plena luz del día. Un río de gente que va y viene, regatea, discute. También es maravillosa la mezquita Masjid-e Jamu en Herat, dentro de la cual los Maestros sufíes me han otorgado el raro honor de tomar fotografías y grabar videos durante la oración de la tarde.

¿Hay algún episodio en particular en el que pensó que estaba en grave peligro?

No ha habido episodios en los que me haya sentido en peligro concreto, sin embargo, la mayoría de las áreas, especialmente en Kabul y Mazar-i Sharif, están fuertemente militarizadas, con una gran presencia de fuerzas armadas y de seguridad, puestos de control y barreras de hormigón. Y alambre de púas. tanto en el centro como fuera de los perímetros de la ciudad. Como para recordar que nunca estás realmente seguro.

¿Un episodio súper positivo que te golpeó?

Habría muchos episodios que contar, porque la hospitalidad y amabilidad del pueblo afgano fue una constante durante mi estadía. Lo que más me sorprendió fue la absoluta disponibilidad de las fuerzas de seguridad afganas hacia mí. Fui recibido con gran amabilidad y amplias sonrisas y casi siempre exento de largos controles y registros. Quizás el episodio más hermoso y significativo de todos fue cuando, una noche, los guardias armados colocados en vigilancia del Santuario de la Mezquita Hazrat Ali, más conocida como la Mezquita Azul, en Mazar-i Sharif, me abrieron especialmente las puertas para que Podría “Tomar fotografías y mostrar la belleza de su ciudad al mundo”. Pasar un par de horas con ellos, en una atmósfera silenciosa y surrealista de estrellas, luna y una luz sutil que se refractaba sobre los relucientes azulejos que adornaban la mezquita fue una experiencia que me reconcilió con el mundo.

¿Cómo describiría a los afganos? ¿Cuánto interactuó con ellos?

Es un pueblo fuerte y orgulloso con una identidad cultural profundamente arraigada que se expresa en 360 ° en todos los sectores de su vida social: desde el religioso al culinario, pasando por la indumentaria, costumbres y tradiciones. La forma en que la modernidad atraviesa la sociedad afgana es bastante peculiar. Hay una mezcla perenne de novedad y tradición y es un pueblo que tiene la capacidad de reinterpretarse continuamente. A pesar de los signos de guerra, pobreza, hambruna, ataques (y todo ese micro y macrocosmos de hechos desafortunados que han perseguido a la población durante cientos de años, marcando inevitablemente el tejido social) hay un gran deseo de vida, de cambio y renacimiento, un fervor existencial febril y magnético y una calidez humana absolutamente inesperada.

¿Y Afganistán? ¿Kabul? Sé que hay bellezas naturales increíbles.

Afganistán disfruta de bellezas naturalistas e históricas que lo convierten en uno de los destinos más bellos de Oriente Medio. Desde el valle de Bamiyán hasta los lagos azul cobalto de Band-e Amir, las montañas de Koh-e Baba, pasando por el corredor de Wakhan en el Pamir superior, el túnel de Salang que conecta el Hindukush con Kabul, la cordillera de Karakoram, hasta el áreas tribales orientales del Nurista que se cuenta en el libro "Un corto paseo en el Hindu Kush" de Eric Newby. Desafortunadamente, las operaciones militares y los enfrentamientos tribales hacen que algunas de estas maravillosas áreas estén fuera de los límites. La propia Kabul, que se encuentra en una llanura bordeada por las montañas Hinukush y está dividida en dos por el río del mismo nombre, es una ciudad viva con una morfología que la hace única en comparación con cualquier otro lugar del mundo. Un encuentro urbano en una zona montañosa árida y surrealista, en medio de una llanura asimétrica entremezclada con pequeñas colinas salpicadas de casas de colores irregulares y desordenadas, salpicadas de lagos y algunos rincones verdes (como los maravillosos jardines de Bagh-e Babur) .

¿Has conocido a otros turistas?

No, no he conocido a otros turistas occidentales. Es comprensible un destino totalmente fuera del circuito turístico tanto para viajeros independientes como para turoperadores y yo mismo no tengo ganas de recomendarlo, ni siquiera haciendo uso de turoperadores especializados.

¿Sigue siendo tan peligroso como dicen? ¿Es el viaje más peligroso que ha realizado?

Es una nación cuyo camino hacia la paz y la reconstrucción aún es largo y complicado. Por el momento, la presencia militar tanto nacional como extranjera es muy fuerte. Existen diversas operaciones de los contingentes ubicados en todo el territorio y el conflicto entre grupos tribales es alto. La presencia de grupos terroristas o simples bandidos está profundamente arraigada. Las tensiones y los ataques sociales son frecuentes, tanto en las grandes ciudades como en los pueblos pequeños, y tienen como objetivo instituciones tanto nacionales como extranjeras, así como algunos de sus propios lugares de culto. El conflicto étnico-religioso entre chiítas y sunitas sigue sin resolverse dramáticamente.

Sin embargo, es difícil establecer una correspondencia exacta entre la narrativa de los medios de comunicación y la situación real. La percepción es de un país inseguro y muy caótico, que intenta reaccionar de forma desordenada e inorgánica. Los servicios de seguridad, aunque presentes en gran número y bien ubicados, tienen grandes dificultades logísticas y organizativas que no los hacen eficientes. También es bastante evidente que no todo el personal está debidamente capacitado y preparado.

No puedo decir si fue el viaje más "peligroso" que he hecho. Ciertamente fue una de las naciones donde sentí un mayor grado de inseguridad, a pesar de que en realidad no me sucedió ningún evento desagradable.

¿Cómo se vive la guerra? ¿Han retomado una vida que se pueda definir como normal?

La vida del afgano medio está lejos de ser normal, por mucho que intente seguir adelante a pesar de todo y vivir una vida cotidiana en común. Al escuchar las historias de los que conocí, me di cuenta de que casi todos habían sufrido una o más muertes en la familia, ya fuera por la guerra, por unas bombas o por atentados. Existe un estado de resignación generalizado a una condición que persiste durante demasiado tiempo y que ahora se interpreta como una situación ineludible de la que no es posible redimirse. También noté cierta reticencia a hablar de la situación sociopolítica actual. Los talibanes, Daesh y la presencia de contingentes militares extranjeros son, para muchos, un tema tabú o en todo caso sobre el que no se tienen las ideas claras. Esto conlleva una dificultad estructural para crear un frente común y encontrar soluciones compartidas y homogéneas. Desde fuera, la impresión que tuve es la de una sociedad exhausta, desgarrada tanto interna como externamente y todavía fuertemente dividida, pero que, al mismo tiempo, tiene todos los recursos para regenerarse y empezar de nuevo. Todavía hay una fuerza perceptible en el pueblo afgano.

¿Crees que sería más difícil para una mujer hacer este viaje?

La mayoría de los problemas de seguridad que afectan a un posible viaje a Afganistán son compartidos tanto por mujeres como por hombres en la misma medida. Sin embargo, es innegable que el papel de la mujer en el Islam afgano está totalmente definido y aprovechado por la religión tanto en términos de vestimenta y comportamiento como de mera presencia en lugares específicos. Un viajero debe tener especial cuidado y más precaución y, en general, se le verá con más atención y sospecha, especialmente si está solo y sin compañía masculina. Debemos considerar de manera realista que no todos los afganos estamos culturalmente abiertos a la idea de la mujer como la entendemos los occidentales y esto, en un posible viaje, no debe subestimarse.

¿Qué tan lejos está la realidad del Afganistán actual de lo que nos llega de la televisión y otros medios?

Más que distante, diría que hay una verdad parcial y sectorizada. Hablamos de Afganistán exclusivamente por hechos políticos, operaciones militares y terrorismo, poniendo en un segundo plano los aspectos sociales, culturales, religiosos (culpables) y sobre todo nunca consideramos el delicado equilibrio entre las distintas comunidades tribales, cuya resolución, en mi opinión, es la clave para iniciar un proceso de reestructuración estable y duradero para la empresa afgana. Todo esto no permite colocar al Afganistán de hoy en una dimensión correcta, cuya historia pasada todavía tiene un peso específico consistente en el proceso de estabilización que se ha estado tratando de implementar con esmero en los últimos años. La mayoría de los medios occidentales se ocupan de relatar los hechos noticiosos en la superficie, sin ahondar en las profundidades de una sociedad articulada y polvorienta que, por su calidad y complejidad, merece ser estudiada e investigada con más atención para ser entendida concretamente no solo por los "iniciados en el trabajo", pero también por la gente común.

¿Cree que Afganistán puede volver a ser un destino turístico (como lo era en la década de 70) en un tiempo razonable?

Realmente complicado hacer predicciones. Si miramos la situación actual, partiendo del hallazgo crucial de equilibrios políticos y sociales internos que aún se encuentran en una fase de transición incierta e impredecible, es difícil hipotetizar un regreso de Afganistán al escenario del turismo internacional en el corto plazo. . Obviamente espero estar equivocado, porque la cultura afgana representa, a pesar de todo, una ventana extraordinaria al mundo.

¿Cuáles son sus proyectos presentes y futuros?

Desde hace unos años, la pasión por viajar se viene gestando con exposiciones fotográficas en las que expongo tomas que cuentan principalmente la historia de identidades tribales violadas por la modernidad y por los gobiernos centrales de referencia, que muchas veces les quitan sus tierras, ganado, casas. y tratar de inducirlos a renunciar a sus tradiciones confinándolos en áreas áridas y remotas de sus respectivos países. En algunos de ellos conté con el apoyo de Asociaciones que promueven la recaudación de fondos para proyectos de voluntariado y cooperación internacional - contribuí a la construcción de un departamento de cirugía pediátrica en la República Democrática del Congo, a un proyecto de alimentación en Uganda y a la construcción de una casa- Familia en Benin y yo personalmente nos ocupamos de un sitio web para la protección, promoción y desarrollo de los pigmeos batwa que viven en los límites del bosque Echuya en Uganda: un proyecto en un contexto complicado en el que estoy trabajando, con muchas dificultades, en primera persona y que está muy cerca de mi corazón. Sin embargo, en este momento he decidido dejar de lado temporalmente las exposiciones fotográficas, ya que siento la necesidad de darle un corte narrativo diferente a mis historias de viajes. Hay algunos proyectos en fase embrionaria en los que estoy trabajando, desde un libro, que puede ser más que un diario de viaje, una especie de pequeña herencia espiritual de mis primeros 10 años como viajero, hasta una serie de encuentros en los que es posible intercalar la fotografía con una interacción directa e inmediata con aquellos interesados ​​en conocer más sobre mis experiencias.

Añade un comentario de Un viaje a Afganistán contra el miedo y los prejuicios. Entrevista a Mario Aurino
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.