Que ver en Tayikistán: un sueño llamado Pamir

Quien soy
Pau Monfort
@paumonfort
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org, lonelyplanet.com

Autor y referencias


¿Tagi qué? Probablemente entre los países 'stan Tayikistán es el menos conocido (no es que los demás sean eh ..), y reconozco que hasta hace 6 meses yo mismo desconocía su existencia. Cuando comencé a estudiar el Ruta de la Seda Me topé con este aislado país de Asia Central y decidí, por el contrario, que sería el centro de todo mi viaje. Todo el itinerario (que puedes encontrar en el artículo Cómo organizar un viaje a Asia Central) ha sido diseñado para Tayikistán, y más específicamente, para el Pamir. Desde el principio me cautivaron las descripciones de estos lugares atemporales y decidí que tenía que caminar allí también. M41, la “famosa” Pamir Highway, los 1000 y más km de camino de tierra que conecta Dushambe con Osh en Kirguistán. En retrospectiva, no podría haber tomado una mejor decisión: este estado dentro de un estado ubicado entre Pakistán, Afganistán, China y Kirguistán, literalmente, me hechizó.



Il Pamir ocupa todo el este de Tayikistán y es verdaderamente otro país, tiene sus propias reglas especiales de acceso, habla un idioma diferente (farsi, como en Irán), profesa una religión diferente (islamismo chiíta cuando el resto del país es sunita) y está habitado por diferentes grupos étnicos. El Pamir representa el 45% del territorio de Tayikistán, pero alberga solo el 3% de toda la población; la mayoría de los habitantes viven en pequeñas aldeas enclavadas en medio de sugerentes valles surcados por ríos y rodeados por los altísimos picos nevados de Afganistán y Pakistán. Es una región extremadamente remota que permanece aislada del mundo durante varios meses al año y ha tenido que desarrollar un estilo de vida particular para sobrevivir en estas condiciones; a pesar de esto, la gente del Pamir está lejos de ser cerrada, es extremadamente amigable y hospitalaria. 



Junto con el Tíbet, el viaje a Pamir es probablemente el viaje en el que menos turistas he conocido en mi vida, pero esos pocos que conocí eran viajeros super-PRO que nunca había visto en ningún otro lugar: ciclistas solitarios que vienen en bicicleta desde Europa, motociclistas que entrar y salir de Pakistán o Afganistán como si fuera Riccione, equipo del Mongol Rally (el famoso rally benéfico de Londres a Ulaan Batar) .. tantos personajes increíbles que me contaron historias locas. 

Es un viaje que quedará en mi corazón por muchas razones; ciertamente por la naturaleza, dueña y reina indiscutible de estas tierras, pero también por la historia y cultura milenarias y, sobre todo, por la humanidad que allí conocí. 

 

Cómo obtener una visa para Tayikistán

Desde el año pasado, la visa Tajiko se puede obtener en línea a través de este sitio cumplimentando todos los campos obligatorios.

Al final de la compilación, la visa electrónica se paga con tarjeta de crédito. Para ingresar a Pamir también deberá agregar el permesso para el llamado GBAO. El costo de la visa Tajiko es de 20 dólares, a los que tendrás que sumar 50 por la GBAO. ¡¡Preste mucha atención a la exactitud de los datos antes de enviarlos !! 

Luego, la visa llega en pdf por correo electrónico después de aproximadamente 24 horas; Me llegó a la carpeta de SPAM, así que si no llega, recuerde comprobar si por casualidad no terminó allí. Imprímelo al menos por duplicado (en Pamir se te pedirá varias veces al día en los puntos de control / registro).


Cuando ir a Pamir

La mejor época para visitar Tayikistán y el Pamir es en verano, de junio a septiembre. En la capital, Dushambe, puede hacer mucho calor, pero esta es la única época del año en la que es posible ingresar al Pamir. En invierno, muchos tramos de la Carretera del Pamir están cubiertos de nieve y las temperaturas caen en picado entre -20 ° y -45 °.


También te puede interesar: Cómo organizar un viaje a Asia Central (visados, itinerarios, costos ..)

Como llegar a Pamir

Con un número limitado de vuelos y pocos puestos fronterizos terrestres, Tayikistán es uno de los países de Asia central más difíciles de alcanzar. Las mejores conexiones para llegar a Dushambe son a través de Turquía (con Turkish Airlines) o Rusia (Aeroflot) y son bastante caras. Una alternativa más económica puede ser volar a Tashkent (Uzbekistán) y entrar desde la frontera de Oybek por tierra o hasta Osh (Kirguistán). Muchos, como yo, colocan el viaje de Pamir dentro de una ruta más amplia que incluye Uzbekistán y Kirguistán y, en este caso, te recomiendo viajar de Dushambe a Osh y no al revés, para ver los lugares más hermosos y espectaculares al final. del viaje. 

Cómo moverse en Pamir: agencia o hágalo usted mismo

A menos que tenga meses de sobra, la mejor opción para visitar el Pamir es alquilar un jeep 4 × 4 con conductor. La carretera de Pamir está en gran parte sin pavimentar y, a veces, definitivamente es peligrosa, por lo que mi consejo es no escatimar demasiado en este gasto. Obviamente es un servicio bastante caro, pero te permitirá explorar esta hermosa región con total libertad como se merece.


Hay varias agencias que ofrecen el alquiler de jeeps con conductor o tours con el guía. Antes de irme me puse en contacto con varios y al final elegí el Tour mundial por los tejados . Yo estaba muy contento con ellos, teníamos un jeep nuevo y grande (no me pregunten por el modelo que no recuerdo), un buen conductor que hablaba inglés (con un plus: era un chico hermoso y muy agradable que ¡No en vano, también lo hace el actor en China!) y siempre dormíamos en lugares agradables y cómodos. The World Roof Tour resultó ser una agencia seria y súper profesional. Entre otras cosas, también les pedí ayuda más tarde, cuando estaba en Kirguistán, para encontrar un jeep con conductor para el Song Kol, y allí también me encontré muy bien.


Cuánto cuesta un viaje a Tayikistán y Pamir

Durante todo el viaje a Tayikistán-Pamir (8 noches, desde la frontera con Uzbekistán hasta Osh, Kirguistán), incluido el jeep, el conductor, las noches en casa de familia y las comidas, gasté 1100 dólares (que pagué directamente allí en efectivo), el equivalente a unos 925 euros. . El precio baja significativamente si compartes el coche con otros viajeros (y en este caso la agencia puede ayudarte a encontrar a otros o puedes utilizar el foro del sitio de Caravanistan). 

Es una cifra elevada sobre todo para estos países, pero la única forma de reducir estos costes sería desplazándonos en transporte público (que en Pamir solo llega a Khorog, después de lo cual no hay nada) y haciendo autostop, pero en coches. Pamir Highway son muy pocos y se corre el riesgo de tener que esperar varios días antes de que se carguen. 

Seguridad en Tayikistán

Al leer la hoja informativa sobre Tayikistán en el sitio de Viaggiare Sicuri de Farnesina, intentan hacerte pasar el deseo de ir allí. Obviamente tendrán sus buenas razones y, después de regresar, también estoy de acuerdo en que Tayikistán es potencialmente (como otros 'stans') un país inestable y, ciertamente, la proximidad a Afganistán no ayuda a la estabilidad. Dicho esto, no he visto ni experimentado situaciones peligrosas en mi piel, pero sé bien que podrían ocurrir (como en todas partes del mundo hoy). Se nos ha dicho en varias ocasiones que todos los años los talibanes y / o los separatistas tayikos que viven en Afganistán intentan invadir el Pamir entrando desde Ishkashim. Este año (2017) sucedió en mayo pero el ataque fue frustrado por la misma policía afgana que los mató antes de que lograran ingresar a la aldea de Pamiro. Lo cuentan como si fuera algo normal, como si la guerra / guerrilla fuera algo normal, pero no te escondo que me afectó un poco. Antes de partir para este viaje, tuve la idea de entrar a Afganistán (y hubiera sido posible), pero una vez allí ya no me apetecía. Ir de 1 a 2 días para obtener un sello afgano en mi pasaporte y visitar un par de aldeas al otro lado del río Pyanj no habría tenido mucho sentido (sin mencionar que habría tenido que desembolsar alrededor de $ 150). Afganistán es un país maravilloso, pero lamentablemente no es un país seguro y los turistas occidentales son la "presa" más fácil de atacar. ¿Por qué ir a buscarlo? Realmente espero que en el futuro sea posible visitarlo correctamente, con más seguridad, de norte a sur. 

Habiendo dicho eso, creo que Tayikistán es, en cambio, un país seguro, probablemente más que algunos países europeos, y que hay que tener mucha mala suerte para tener problemas.

Se requiere seguro médico

 

En Tayikistán nuestra cobertura de salud no es válida. Mi consejo es que lleves siempre un seguro médico-equipaje clásico que te cubra durante el viaje. Estoy muy contento con muchas compañías de seguros, un sitio que compara las pólizas de diferentes compañías y propone la póliza más conveniente para ese viaje en particular. Para ello tendrás que introducir los datos relativos a tu viaje (país, duración, etc.) y te enviarán un email con la mejor propuesta que luego podrás comprar directamente online.

También te puede interesar: Qué ver en Uzbekistán: la magia de la Ruta de la Seda

Diario de viaje: la carretera del Pamir desde Dushambe hasta la frontera con Kirguistán

A diferencia de lo que hago habitualmente, quiero contaros este viaje en forma de diario y, como ya habéis entendido, os hablaré casi en exclusiva del Pamir (si hubiera tenido más tiempo, también habría ido a explorar las montañas Fan en el norte de Tayikistán, famosas por los hermosos lagos de gran altitud). 

Días 1-2

(Dushambe-Kalai Khum 370 km, 8h, strada asfaltata)

Después de un atrevido traslado de 8 horas desde Samarcanda, finalmente llegamos a Dushambe, la capital de Tayikistán. Llegamos al hotel cuando ya estaba oscuro y no podía hacerme una idea de esta ciudad. Por el pequeño paseo que hice para ir a cenar en general me impresionó mucho, me parecía una ciudad moderna llena de gente joven, pero francamente no sé si vale la pena parar aquí un día.

Después de una noche refrescante, la última en un hotel con comodidades occidentales, nos encontramos con Ali, nuestro conductor, cambiamos el dinero y partimos de inmediato. La policía nos detiene varias veces y Ali tiene que sacar algunos billetes de vez en cuando, pero se apresura con una gran sonrisa. Los primeros 150 km (que aún no están en la M41) nos brindan inmediatamente hermosas vistas del lago Nurek antes de llegar, a primera hora de la tarde, al río Pyanj que luego nos hará compañía durante varios días y que representa la frontera natural entre Tayikistán y Afganistán

Este tramo de carretera fue pavimentado recientemente por los chinos y se encuentra en excelentes condiciones. El camino es hermoso, desciende lentamente hacia el río y es sorprendente cómo este río estrecho pero tumultuoso en realidad divide la carretera tayika de un camino precario e incierto en el lado afgano que conecta pequeños pueblos con casas de piedra. Es extraño, Afganistán está a unos metros pero es prácticamente imposible llegar a él; cruzar el río sería un suicidio. Aproximadamente a las 6 pm llegamos Kalai-Khum, un pequeño pueblo a orillas del río. Nos quedamos en una bonita casa de familia (incluso con wifi) que da al río y dormimos arrullados por el ruido del agua.   

Día 3

(Kalai-Khum Khorog 240 km, 8 h, strerrato)

Hoy comenzamos a bailar, desde Kalai Khum el camino es súper pintoresco pero sin pavimentar y algunas secciones son muy peligrosas. Dos carriles escasos bordean el río sin ningún tipo de protección y muchas veces se pueden ver flores al costado de la carretera en recuerdo de autos o camiones que han volado. Aquí ingresamos al corazón del Pamir y tenemos que detenernos varias veces para ser registrados por la policía; afortunadamente no pierdes mucho tiempo. En una de estas comisarías nos encontramos con un equipo italiano del Rally Mongol con un Fiat Panda: son dos chicos de 20 años de Milán y nos cuentan que uno de los 2 consiguió su carnet de conducir tan solo 4 meses antes. . ¡alta estima! 

También nos encontramos con un camión que se ha deslizado hasta la mitad del río (afortunadamente el conductor se salva) y bloquea el paso durante 3 días creando una línea de camiones chinos en el otro lado; ¡afortunadamente las máquinas logran pasar!

Después de 8 horas de lavado llegamos cansados ​​a Khorog, la "capital" del Pamir. Antes de cenar en nuestra casa de familia hay tiempo para hacer un recorrido por el pueblo y dar un salto al bazar (donde soy acosado por un borracho que grita frente a mi cara). Después de la cena Ali nos lleva colina arriba hasta lo alto del pueblo para cazar estrellas fugaces y fumar (te diré, más allá de lo que puedas imaginar, el humo afgano es muy ligero, mucho más de lo que llega a casa y que seguramente es corte con quién sabe qué ... ¡pero no se lo digas a nadie!). 

PD Si hubiéramos decidido entrar en afganistán hubiéramos tenido que solicitar una visa aquí en Khorog y se habría emitido en aproximadamente 2 horas por una suma que oscila entre 100 y 150 dólares). 

 

Día 4

(Khorog-Ishkashim 120 km, 4 h esterrato)

La M41 parte de Khorog, pero nosotros, como casi todos, hemos decidido seguir la variante que en cambio desciende hacia el sur para llegar al Valle de Wakhan (o corredor de Wakhan como muchos lo llaman).  

Este es el tramo más corto del viaje, pero las vistas son espectaculares, especialmente cuando comienzan a aparecer los picos nevados del Hindukush que marcan la frontera entre Afganistán y Pakistán. 

Justo antes de llegar a Ishkashim pasamos frente al puente fronterizo afgano que está desierto. Es sábado y, hasta hace unos meses, todos los sábados había un mercado aquí (bonito nos dicen) donde tayikos y afganos podían intercambiar mercancías. Desafortunadamente, después del último ataque de los talibanes, se cerró y solo tenemos que llegar a nuestra casa de huéspedes. Ishkashim es una ciudad pequeña, prácticamente no hay nada más que mucha policía. Esta es la zona más "sensible" del Pamir, por aquí pasa mucha droga y desde aquí, todos los años, intentan atacar a los talibanes. Nos quedamos en la casa de huéspedes Hanis, un lugar muy grande, donde conocemos a otro equipo del Rally Mongol, este rostro formado por una pareja de ingleses y un chico neozelandés. El británico nos cuenta que, sin haberlo decidido antes, le pidió la mano a su novia durante el viaje, frente a Hell's Gate en Turkmenistán y que pensaban casarse en Ulaan Batar, a la llegada del Rally Mongol. Organizar una boda por correo electrónico durante un viaje como este (cuando apenas tienes línea telefónica) no es fácil y ¡tendría curiosidad por saber si al final lo lograron! Además de esto, nos cuentan varias otras anécdotas sobre el Rally, sobre el ferry roto en el Mar Caspio y sobre los tiempos bíblicos que tardó en cruzar la frontera turcomana.    

Día 5

(Ishkashim- Langar 140 km, 5h, sterrato) 

Salimos temprano para visitar el fortalezas de Kah-Kaa y Yamchum, dos fortalezas del siglo XII que se ubican en una posición elevada sobre el río y ofrecen una vista espectacular de todo el valle. En esta zona hay muchas fortalezas que se remontan a la era de la Ruta de la Seda (el mismo Marco Polo pasó por aquí) y todavía son utilizadas como puesto de guardia por el ejército tayiko para controlar las fronteras. 

Sobre la fortaleza de Yamchum se encuentran las fuentes termales de Bibi Fatima y la creencia local dice que bañándose en estas aguas a 40 °, las mujeres pueden aumentar su fertilidad. Desde allí vamos a visitar la casa-museo del místico Muabara Kadam en Yamg, una casa muy interesante al estilo Pamir y paramos para almorzar en la casa de huéspedes de Aydar, el guardián del museo. Aquí conocemos a Zahara, una dama iraní que viaja con su hijo al Pamir. Zahara nos cuenta que han vivido en Leipzig durante 30 años (su hijo nació allí) porque tuvo que huir de Irán en los años 90: su cabeza tenía un precio. En la década de 80 fue representante institucional en su escuela secundaria en Teherán, organizó manifestaciones y distribuyó folletos, y el régimen la consideró una disidente política. Tuvo que permanecer 3 años encerrada en la casa de amigos de la familia sin poder siquiera irse antes de decidir escapar con la ayuda de su tío que había huido años atrás. Después de meses de organización, a la edad de 19 años, sola, logró cruzar la frontera turca primero a pie y luego a caballo antes de estar a salvo. Desde entonces (hace 30 años) sólo ha visto a sus padres dos veces y muchos de sus "camaradas" iraníes han muerto o han estado en prisión durante años. Nunca podrá regresar a Irán porque la arrestarían. ¡Todavía tengo la piel de gallina! 

Después de eso llegamos a Langar donde pasamos la noche en una casa de familia muy limpia y agradable.

Día 6

(Langar- Murgab 300 km- 10h, camino de tierra)

Hoy comienza con una caminata (cuesta arriba) por encima de Langar en busca de algunos petroglifos. Al llegar más o menos a la cima los divisamos, pero es difícil distinguir los grabados antiguos y auténticos de los emuladores modernos. Si nada más, desde allí arriba hay una hermosa vista sobre todo el valle y las montañas afganas de enfrente. 

Luego volvemos al auto y es hora de dejar el río Pyanj y Afganistán, en 200 km comenzaremos bordeando China. El camino que sube para retomar la Carretera del Pamir es espectacular, uno de los más hermosos (y más peligrosos), con mil curvas escarpadas e increíbles vistas panorámicas. Antes de llegar de nuevo a la M41 también podemos ver algunas caravanas afganas con camellos, ¡son preciosas! De la M41 nos desviamos casi de inmediato para llegar a 2 hermosas laghi alpini salati: il Bulunkul e lo Yashil-kul. El paisaje circundante es lunar y desértico y me recuerda mucho a las lagunas altiplánicas bolivianas. A partir de aquí las temperaturas son rígidas (estamos entre los 3500 y los 4000 metros), sacamos el edredón y nos dirigimos al pequeño Pueblo de Alinchur para almorzar (aunque sean las 4 de la tarde) y llegamos en la oscuridad Murgab. Se suponía que no íbamos a dormir aquí esta noche y no reservamos nada; increíblemente todas las casas de huéspedes están llenas y apenas podemos encontrar 2 camas para dormir. Para cenar nos dirigimos al único hotel del país, el Hotel Pamir, punto de encuentro de todos los mochileros, ciclistas y motociclistas y, sorprendentemente, nos encontramos con un grupo de motociclistas italianos que conocimos hace 4 años en el Tíbet en un paso de montaña cercano. al Everest !! A veces, el mundo es realmente pequeño. 

Día 7

(Murgab- Karakul 150 km-3h asfalto feo y camino de tierra)

Regresamos al Hotel Pamir para desayunar y conocemos a nuestro nuevo conductor. A partir de aquí, aunque todavía en Tayikistán, allí viven principalmente kirguís y es mejor tener un conductor kirguís (que luego nos acompañará a Osh). Nos despedimos de Ali entre la emoción y las lágrimas y volvemos al coche; superamos elPaso de Aiktal (4600 mt) antes de alcanzar karakul con su lago salado alpino a 3900 mt. El lago tiene colores caribeños y está rodeado de picos que superan los 7000 metros ... ¡No creo haber visto nunca algo así! 

Llegamos a Karakul para almorzar y pasamos el resto del día caminando por el lago y sobre todo charlando con los increíbles personajes que conocemos en nuestra casa de huéspedes. Está Ricky, un motociclista italiano de Ravenna, que salió de España y llegará a Japón, están Sabrina y Massimiliano, también experimentados motociclistas que han recorrido medio mundo, hay 4 chicos australianos que están montando la M41 en bicicleta .. en En resumen, ¡un concentrado de aventuras! 

Cuando oscurece, nuestros ojos son capturados por un increíble cielo estrellado, aquí no hay contaminación lumínica y la Vía Láctea parece a pocos metros de nosotros. 

Día 8

(Karakul- Osh 277 km - 6/7 h asfalto)

Salimos sobre las 9 y llegamos al Paso Kyzyl-Art (4282 mt) donde esta el primero Puesto fronterizo entre Tayikistán y Kirguistán. Aquí ni siquiera tenemos que salir del coche, el conductor se encarga de todos los trámites aduaneros por sí mismo. Para llegar al otro puesto fronterizo y entrar en Kirguistán, tardamos una hora más. Aquí tenemos que esperar, dejan pasar 1 coche a la vez y, cuando llega nuestro turno, tenemos que salir del coche y dejar que un perro de la droga (¡¡un cocker !!) controle el coche. 

Una vez terminados los trámites aduaneros, miro por última vez al Pamir con lágrimas en los ojos, este país me ha dado tanto, de hecho muchas, mil emociones que quedarán en mis ojos y en mi corazón para toda la vida. ¡Muchas gracias Pamir! 

Entrar en Kirguistán se siente como entrar en Suiza, las carreteras son hermosas, están bien pavimentadas y de repente todo se vuelve mucho más verde. Llegamos al hotel en Osh a las 3 de la tarde y saltamos directamente a la ducha (¡no nos hemos lavado en 2/3 días!). Estamos de vuelta en la civilización y es una sensación extraña. 

Añade un comentario de Que ver en Tayikistán: un sueño llamado Pamir
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.