Dos días en Oslo, como filmarlo

A la moda de los viajes cortos, el fin de semana fuera de la ciudad, quiz√°s en ciudades extranjeras que se visitan con un toque y listo, es una tendencia absoluta. Sin embargo, no todas las capitales europeas se pueden visitar en un par de d√≠as ya sea por el tama√Īo o la amplitud de la oferta hist√≥rico-cultural. Oslo Sip.

Una dos días en oslo le permite experimentar plenamente el rico y bien organizado capital de Noruega: Aprovechando el fin de semana no puedes dejar nada por descubrir, si no el placer de poder planificar un regreso y revivirlo.



La ciudad est√° bien servida tres aeropuertos: Gardermoen, Torp y Rygge que permiten a los m√°s experimentados darse un capricho con reservas que llegan en uno y salen del otro, con el objetivo de ahorrar lo m√°ximo posible. Desde aqu√≠, en tren o autob√ļs, se puede llegar directamente a la moderna estaci√≥n central donde convergen ambos medios de transporte y desde donde se puede llegar al principal punto de informaci√≥n tur√≠stica donde se puede comprar el Oslo Pass de 48 horas. Cubre el uso de todos medio de transporte durante exactamente 48 horas desde el primer aval, as√≠ como las entradas a museos y ofrece algunos descuentos a restaurantes.

Y luego a dejar su equipaje en el hotel.
Una posici√≥n estrat√©gica desde la que empezar con las visitas el primer d√≠a es Sk√łyen, al oeste del centro de la ciudad y exactamente al norte de la pen√≠nsula de Bygd√ły. Aqu√≠ recomiendo elHoteles Scandic: moderno al derecho y con excelentes servicios as√≠ como con precios muy competitivos dada la posici√≥n descentralizada. Si te encanta caminar, puedes atravesar las verdes colinas y el granjas de pared roja, que venden leche, queso y huevos de primera calidad y obviamente org√°nicos Pen√≠nsula de Bygd√ły. Alternativamente, puede usar tranv√≠as y autobuses que nunca faltan en Oslo y cubren cada metro cuadrado del suelo de la ciudad.



Aqu√≠ yo museos imperdibles son los Norske Folkemuseum (Museo de Historia Popular de Noruega), el Museo de barcos vikingos, el museo Kon-Tiki que celebra el viaje de Thor a trav√©s del Pac√≠fico y cinco compatriotas. A pie se puede llegar al puerto desde el que se accede a los ferries: el medio de transporte que m√°s fascina en Oslo, porque, al volver al centro y arrullarlo sobre las olas de la bah√≠a, muestra tramos de costa que de lo contrario ser√≠a imperceptible desde el suelo y permite ver la ciudad desde su frente m√°s espectacular, que es el que da al mar. El museo de arte dise√Īado por Renzo Piano encaja perfectamente en el horizonte formado por el Palacio del Premio Nobel de la Paz, Aker Brygge, el Ayuntamiento, el Castillo de Akershus. Imperdible.


En el centro se puede pasar r√°pidamente de un paseo por las calles comerciales a un caf√© en los bares con mesas al aire libre en cualquier √©poca del a√Īo, desde una visita al parque Vigeland hasta Museo Munch y, si quedaba tiempo, tambi√©n valdr√≠a la pena ver el salto de esqu√≠ ol√≠mpico llamado Holmenkollbakken.


En resumen, en dos días hay mucho que ver y experimentar, pero son suficientes para pasar un fin de semana fantástico en la tranquila capital noruega.


Audio vídeo Dos días en Oslo, como filmarlo
A√Īade un comentario de Dos d√≠as en Oslo, como filmarlo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.