Noruega, tres pueblos de ensueño

Quien soy
Aina Prat Blasi
@ainapratblasi
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org, lonelyplanet.com

Autor y referencias

Noruega, un país increíblemente fascinante, con mucha naturaleza y vistas increíbles. Aquí hay tres pueblos para visitar si desea ver algo verdaderamente típico en Noruega.

Hubo un tiempo en que mis compañeros de trabajo a menudo me preguntaban si tenía un esposo o novio secreto en Noruega. Para ellos, cada oportunidad era buena para preguntarme cómo estaba "Ole", o para hablar de mí como nuestro amigo que vive en Italia pero que tiene familia Escandinavia.



Para mí, todas las oportunidades fueron buenas para tomar un vuelo a Oslo, Bergen o Stavanger. Pero no ver a un novio esquivo: porque no es hacia una persona que se enciende la chispa, sino hacia todo un país.

En cuanto surgió la oportunidad, salí para un evento de productores, un congreso de gastronomía, un encuentro de expertos en la historia del bacalao. Incluso convencí a mi jefe una vez para que me enviara al festival del pescado en Bergen para ayudar a una cooperativa pesquera a vender sus productos durante el evento. Trabajábamos dieciocho horas al día, a lo largo del Bryggen, con el aire frío azotando la piel y la lluvia de hielo resbalando por el cuello de la chaqueta. Por la noche regresé al hotel exhausto pero feliz.



Undredal

Pero mi amor a primera vista por Noruega es anterior: se remonta a un viaje de unos años antes, organizado para entrevistar a los criadores de cabras y productores de queso en Undredal, un pequeño pueblo donde viven 100 personas y 400 cabras. Ubicado en el otro extremo del Sognefjord, el fiordo más largo de Noruega, el pueblo permaneció en un aislamiento casi total hasta 1982, cuando se construyó la primera carretera.

Hasta entonces, Undredal estaba accesible solo en barco. Esto ha hecho que el paisaje caracterizado por las montañas con vistas al mar y las pequeñas casas de madera encaramadas en el fiordo permanezca casi inalterado.

Es aquí donde conocí a Pascale Baudonnel, una criadora francesa que se había trasladado a los fiordos en la década de XNUMX para realizar investigaciones sobre la cría de animales en el norte de Europa. Solo tenía la intención de quedarse unos meses, pero su amor por el país y las cabras, pero especialmente por Ivar, quien luego se convirtió en su esposo, la han mantenido aquí desde entonces. Pascale y un grupo de otros habitantes me presentan el magnífico lugar en el que viven: partimos del "centro" del pueblo, donde hay un puñado de casas y elUndredalsbui, la única tienda en un radio de un kilómetro que, como era de esperar, vende un poco de todo: desde comestibles hasta ropa.

A unos cientos de metros hay Iglesia de madera, una pequeña iglesia de madera pintada de blanco, como muchas a lo largo de los fiordos noruegos. Pero esto es diferente a los demás: con sus doce metros de largo por cuatro de ancho, es el más pequeño no solo del país, sino de todo el Escandinavia. Desde la iglesia seguimos por el único camino, directo al Stølsysteri, la pequeña quesería donde los ganaderos del pueblo traen la leche de sus cabras y la transforman en los distintos quesos que luego se distribuyen en la región: van desde los Undredalsost, un queso blanco elaborado con leche de cabra y cuajo de ternera, hasta el más particular Geitost, un queso marrón en forma de cubo, cuyo color deriva del particular proceso de caramelización que se produce durante la ebullición del suero.



Durante el día me pregunto varias veces dónde pasaré la noche, dudando de la existencia de instalaciones de alojamiento en un lugar tan aislado. Undredal es un pequeño pueblo con mil sorpresas: ofrece la posibilidad de elegir entre diferentes lugares donde alojarse. Me reservaron una habitación enUndredal Gjestehus, una pequeña casa de huéspedes con tres apartamentos con vistas al fiordo, pero alternativamente también puedes elegir una de las ocho habitaciones de Visit Undredal.

Sørøya

Otro pedazo de mi corazón lo dejé mucho más al norte, en Mar Ártico Glacial. Apenas mil personas viven en Sørøya, una pequeña isla con solo tres asentamientos: Hasvik, Breivikbotn y Sørvær. No hay puentes ni túneles que la conecten con el continente, por lo que las únicas opciones para llegar a la isla son en ferry desde Øksfjord o en avión desde Hammerfest. Llego en una hélice Widerøe bimotor, salgo de Trømsø temprano en la mañana y llego a Hasvik después de una escala en Hammerfest.

Es una mañana de febrero y la pista del pequeño aeropuerto está cubierta de hielo y nieve, al igual que las calles estrechas y sinuosas de la isla. No hay mucho más en Hasvik, me explica Albjørg: mientras conduce su todoterreno, veo el paisaje extremo fluir más allá de las ventanas: las casas de madera coloreadas con la nieve que llega más allá de las ventanas en la planta baja, las ensenadas con los pequeños barcos de pesca, el mar gris oscuro, casi morado, como el cielo sobre nosotros. Mi guía me explica que la isla también se conoce con el nombre de pequeño Lofoten.


Nunca he estado en Lofoten, pero en el fondo los imagino un poco como Sørøya. Al parecer, la diferencia está en el clima: las Lofoten, al estar más al sur, tienen un clima más suave y corrientes más favorables. Aquí todo es más complicado: más aislamiento, clima más rígido. Nuestra primera parada es el pueblo de Breivikbotn, donde Albjørg trabaja en una planta de producción de pescado seco que, según los lugareños, es mejor que la de las islas más famosas. Los pescadores entregan el bacalao a la fábrica de Breivikbotn, donde las mujeres se encargan de la elaboración: se atan dos pescados de idéntico tamaño a la altura de la cola y se cuelgan del hjeller, las rejillas de madera donde se secan.


Al finalizar la visita nos trasladamos al pueblo de Sørvær, en el extremo occidental de la isla. Aquí todo parece aún más extremo: la nieve blanca, el cielo plomizo. Puede ser que con tan solo 200 habitantes Sørvær sea el pueblo más pequeño, puede ser que todo se oscurezca aún más por la silueta de los restos del naufragio Barco ruso Murmansk, varado a pocos kilómetros de la costa, pero lo cierto es que no puedo resistir la fascinación que ejerce este lugar olvidado por ninguna divinidad.

Sin embargo, me doy cuenta de que estoy perdidamente enamorado solo más tarde, cuando los aldeanos me dejaron asistir a un carrera de trineos: todo en completa oscuridad, al menos diez grados bajo cero.

El recorrido es corto y la carrera no dura mucho, y al final los competidores son recibidos por la multitud con vasos de aquavit, un destilado de trigo y patatas. Aquí no hay restaurantes ni cafés, por lo que la cena se organizó en un lugar que parece un cruce entre un cine antiguo y un oratorio, donde cocinaban las mujeres. Bolas de bacalao, renos suovas, carne de ballena y foca. Después de la cena regreso a mi hotel, el Sørvær Gjestehus, una estructura no muy grande pero cómoda. Aparentemente es el único hotel, pero los isleños son muy acogedores y Albjørg me explica que en los meses de verano muchos abren sus casas a los turistas que vienen aquí a pescar bacalao.

Ulvik

El último pueblo en conquistarme fue en realidad uno de los primeros que visité en un viaje a Noruega. Ulvik es un pequeño pueblo a lo largo del fiordo de Hardanger, a poco más de dos horas de Bergen. Ulvik no tiene paisajes extremos como la isla de Sørøya, ni ha estado aislada durante años como Undredal. Al contrario, el pueblo parece sacado de un cuento de hadas, con sus colinas salpicadas de huertos.

De hecho, Ulvik es la ciudad algunas manzanas y sidra: en septiembre, además de celebrar la temporada de cosecha, el festival de poesía dedicado al poeta Olav H. Hauge, nacido aquí. Puede visitar el lugar de nacimiento del poeta, así como la iglesia, diseñada por el mismo arquitecto que diseñó el castillo de Oslo, y el antiguo molino de Skeie. Estoy aqui para entrevistar al productores de sidra, que han dado nueva vida a la producción de esta bebida en los últimos años tras el retroceso sufrido en la década de XNUMX con la introducción del Monopoly.

Los productores de Hardanger Siderprodusentenlag cultivan manzanas a lo largo del fiordo y elaboran sidra con métodos tradicionales. Después de conocer a los agricultores, me trasladaré a la orilla del fiordo, donde se encuentran los principales hoteles del pueblo y un par de restaurantes. El paisaje aquí es suave, casi delicado, en comparación con el extremo de Undredal o el de Sørøya: las montañas detrás de nosotros son relativamente bajas y se inclinan gradualmente hacia el fiordo.

Un barco de Hardangerfjord Vilfisklag, la Asociación de Pescadores del Condado de Hardanger, está amarrado en un pequeño muelle: me llevan a dar un paseo por el fiordo del mismo nombre para mostrarme cómo pescan salmón salvaje y trucha marina. Pål, un chef de Bergen de Ulvik, me los prepara, donde todavía tiene una cabaña donde pasa sus vacaciones. Tanto él como las otras personas que me guiaron querían llevarme a cenar a Fjord Kafé, que aparentemente es el mejor restaurante de Ulvik, pero lamentablemente es día de cierre, así que Pål y algunos pescadores me preparan salmón marinado y trucha, fenalår (una salchicha de cordero ahumada y salada) y ensalada de patatas.

Después de cenar camino de regreso a la casa de Helen, la dueña de Granja de Uppheim, los gjestehus donde paso la noche. Se encuentra aproximadamente a un cuarto de hora del propio centro, donde el Brakanes Hotel Rica y L 'Ulvik Hotell, los dos alojamientos principales del pueblo, pero vale la pena pasear por el paisaje por la sinuosa carretera que lleva a la granja de Uppheim. La finca está ubicada en medio de un bosque de abetos, y desde mi habitación tengo una vista maravillosa del fiordo, unos cientos de metros más abajo. No puedo evitar pensar que el cielo no tiene por qué ser muy diferente de Noruega.

La primera foto es de www.grantdixonphotography.com.au

Audio vídeo Noruega, tres pueblos de ensueño
Añade un comentario de Noruega, tres pueblos de ensueño
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.