La Petite Côte de las maravillas, en Senegal


Petite Côte es la costa senegalesa al sur de Dakar, entre la península de Cabo Verde y el delta de los ríos Sine y Saloum, esto es lo que debe ver y lo que puede esperar de esta parte de África.

La Pequeña costa es una Zona costera senegalesa que se extiende desde unos kilómetros al sur de Dakar hasta la pequeña localidad de Palmarine, donde comienza el gran delta, consistente en la introducción de los dos grandes ríos Sine y Saloum en el Océano Atlántico.



Le playas de arena fina son muy largos, puede caminar millas y millas, vea el colores del oceano cambian a medida que cambian la luz y las corrientes; No es difícil conocer a los lugareños y tener la suerte de observar escenas encantadoras de su vida diaria. A pesar de ser una zona muy turística, con majestuosos pueblos de vacaciones y ofertas comerciales de estilo occidental, todavía es posible conocer a los pescadores quienes por la mañana arrojan sus redes mar adentro con la típica piragua multicolor y, pocas horas después, las recuperan de la orilla, con considerable esfuerzo y con la ayuda de los muchachos locales que, a cambio, ganan unos pequeños peces para revender en el mercado o para llevar a casa para una comida familiar.



De vez en cuando, cerca de las casas de los pescadores, en la playa hay pequeñas tiendas de madera y paja ofreciendo baratijas, artesanías y tejidos. Tienen un punto de vista turístico, por supuesto, pero no son nada descarados y saben estar perfectamente en consonancia con el entorno que los rodea, hasta el punto de casi mezclarse.
Niños que luego aprenden a surfear de forma totalmente autónoma Soy una fuerza de la naturaleza.

Dedicado a los amantes de unas vacaciones de comodidad y relajación, quizás en el interior un pedazo de África que también tiene mucho más que ofrecer desde un punto de vista paisajístico y humano, la Petite Côte se encuentra en una posición fácil para llegar al El baobab más grande de Senegal que, con sus 32 metros de diámetro, tiene una majestuosidad única y trae consigo un misticismo que roza la magia, sobre todo sabiendo lo importante que es un baobab para los africanos.

A lo largo de la costa, también está el Pueblo de Joal Fadiouth, frente al mar y conectado a la maravillosa isla de las conchas, llamada así por su 11 metros de colinas están formadas íntegramente por conchas depositado naturalmente. En la misma isla se encuentra el cementerio de artistas tanto cristianos como musulmanes y donde se respira tranquilidad entre un baobab, una cruz y un símbolo musulmán. Finalmente, el delta de Sine-Saloum sabe asombrar por la tranquilidad de sus aguas, el relajante viaje en piragua, la posibilidad de avistar flamencos y pelícanos entre los manglares y caminar en el pantano con el agua por encima de las rodillas, entre cangrejos, peces y arenas movedizas bajo los pies (para los amantes del género claro).


Al menos un día de las vacaciones les insto a pasarlo como turistas responsables, con miras a acercarse espontáneamente a las poblaciones locales. Da un paseo por los pueblos de Saly Portudal, Niakh Niakhal, Nianing donde las casas están construidas de forma tosca, donde por las calles es fácil encontrar tanto a las cabras como a los habitantes, donde hay boutiques donde el agua se vende en bolsas de 250 ml y la de caramelos una por uno un valor inconvertible porque es demasiado bajo, donde se puede encontrar bailes locales y ser invitado a participar en él, donde los djembé, los niños descansando durante el rito de Attaya y las mujeres vendiendo poulet de impuestos frente a la casa te harán sentir por momentos observado como un toubab y por momentos como uno de ellos. Vale la pena, sobre todo para el alma y para alegrar un poco el corazón.



Y si lograste fascinarte con los pueblos de pescadores, te recomiendo un atracón de pescado realmente económico en uno de los restaurantes escondidos más allá de la playa. Puedes elegir pescado por la mañana, negociar el precio, maridarlo con un vino y presentarte por la noche para degustar el menú que han creado para ti. ¡En esto los senegaleses realmente saben cómo hacerlo!


Por otro lado, hay no lo recomiendo fuertemente M'bour, un pueblo en el que tuve una experiencia realmente mala entre la ausencia de basurero, el barro apestoso y las playas terriblemente sucias tanto que eran impracticables. En definitiva, aquí conocemos el otro lado de África, que no está tan lejos de piscinas y todo incluido de cuatro estrellas. Desafortunadamente.


Artículos relacionados

Añade un comentario de La Petite Côte de las maravillas, en Senegal
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.