Miniguía Bellaria: el puerto del canal y el paseo marítimo




    Hoy quiero regalarte un cuento de hadas. Un cuento de hadas que tiene el sabor salado del mar y el dulce aroma de la cordialidad. Un cuento de hadas que tiene los colores de la vitalidad del pueblo de lo que una vez fue un pequeño pueblo de pescadores, ahora se ha convertido en una verdadera ciudadela turística bien organizada. Un cuento de hadas de la Romaña, que tiene como protagonistas el mar, los barcos y se los comen en compañía. Estamos en la encantadora Romaña, la tierra que ha hecho de la diversión y la tradición culinaria sus puntos fuertes, y en particular en un pequeño pueblo de la costa, justo 14 km desde Rimini, del nombre "hablando": Bellaria.

    EL PUERTO Y EL MAR
    El viaje para descubrir sabores y tradiciones comienza justo en el puente que conecta el pueblo de Bellaria con la cercana Igea Marina, un solo municipio. Domina imponente sobre el pequeño puerto, y aunque el impacto ambiental no es el mejor, tiene su propio encanto por la vista que nos brinda. En el lado peatonal del puente en via del Trabaccolo, sentado en uno de los bancos, sus ojos podrán navegar lentamente por el río Uso, detenerse en los bonitos barcos de pesca con nombres de mujeres, hasta perderse en el mar azul en el horizonte. Un poco de curiosidad: de mayo a septiembre en el lado izquierdo del canal es posible admirar el bragozzo teresina. Construido en 1948 en Murano, el barco histórico es propiedad de la Municipalidad de Bellaria y actualmente se utiliza en reuniones históricas y con fines turísticos. Su belleza radica en las pinturas de la proa hechas a mano y en las espléndidas velas de la tercera, de casi 12 metros de largo, coloreadas con matices de amarillo y rojo tierra quemada.



    Bajando por Rubicone, en el lado de Bellaria, uno se da cuenta de cómo a lo largo de los años el urbanismo no ha tenido demasiado en cuenta la tradición: las pequeñas casas de una sola planta que daban a la calle a mediados de los años 50 han sido destruidas para dejar paso villas modernas. Por eso te aconsejo que salgas de la carretera principal, para perderte por las calles estrechas y tortuosas, el Bronx como algunos lo llaman. Desde via Montenero hasta via Vipacco, pasando por via Pasubio se puede revivir el sabor del pasado y redescubrir los colores y la arquitectura del pueblo de pescadores nativos.

    Si es casi mediodía, la parada obligatoria es a lasOsteria del Mare-La Baracca. Abierto de marzo a septiembre, el restaurante no solo sirve excelente pescado, sino que también tiene una gran historia. Todo el edificio está construido íntegramente en madera por el antiguo propietario, un carpintero en invierno, que en verano dirigía el restaurante con su esposa e hijas desde 1959, cuando no era más que una pequeña choza en el río Uso.


    Después del almuerzo, disfrute de un relajante paseo digestivo por el puerto del canal. Dos pasos y estarás en la playa. Aquí se aplica la misma playa, la misma regla del mar: la gente viene desde hace años, y todos conocen exactamente el nombre y la historia de cada componente del baño. Una especie de familia extensa que organiza torneos y barbacoas junto al mar.

    ¿Nota positiva? En Bellaria el paraguas y la tumbona son baratos, alrededor 10-12 euros por día, pero puede contar con convenientes paquetes que los hoteles ponen a su disposición y que le permiten ahorrar en el costo diario de los servicios de baño que ofrecen los distintos establecimientos.


    Añade un comentario de Miniguía Bellaria: el puerto del canal y el paseo marítimo
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

    ×
    Deja aqui tu email para recibir nuestra newsletter semanal, llena de ofertas y novedades de tu ciudad