Descubriendo Peschici, que ver

Quien soy
Pau Monfort
@paumonfort
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org, lonelyplanet.com


Qué hacer en Peschici, qué ver y qué no perderse en el Gargano, en una Puglia con puestas de sol para admirar y bellezas naturales por descubrir.

Se dice que con su puestas de sol ardientes, la autenticidad de sus perfumes, y las pinceladas de cerúleo esparcidas entre cielo y mar han embrujado a ese gran músico que fue Lucio Dalla hasta el punto de inspirarle el famoso “4 de marzo de 1943”. Y en realidad la ciudad de Peschici, ubicado en el lado norte de Gargano, es una sirena encantadora que te embruja desde lo alto del espolón rocoso en el que se posa, terminando en suave pendiente hacia el mar.




Su historia se remonta al 970 d.C., año -se supone- de su fundación por los eslavos que, al mando del capitán Sueripolo, fueron enviados por el emperador Otón I al Gargano para expulsar a los sarracenos y por cuya victoria fueron honrados. con el campo de San Vito en Gargano, que se dividió así en dos colonias: una llamada Vico, la otra llamada Peschici cuyo nombre, de origen eslavo, deriva de la raíz pès (que se refiere a arena) y los topónimos eslavos pjèskusa y ruso pèski (indicando el suelo arenoso).




Su encanto impregnado de historia y arte se puede encontrar en encantador centro histórico con su laberinto de callejones y calles desde donde se vislumbran atisbos verdaderamente pintorescos entre el cielo y el mar, sus tiendas de artesanías, posadas, iglesias características, torres que rodean el pequeño pueblo; de hecho el motivo por el que se erigieron se debió a que, siendo la ciudad objeto de ataques a menudo de piratas y corsarios, se decidió construir, en la segunda mitad del siglo XVI, algunas torres defensivas.

Por no hablar del milenio Castillo de Peschici, ubicada sobre una roca que termina sobre el mar, construida por los normandos entre los siglos X y XI, también utilizada como objetivo de defensa. Dentro del castillo, entre otras cosas, hay un museo donde es posible visitar los instrumentos de tortura utilizados en la antigüedad.


Otro monumento histórico de Peschici está representado por la abadía de Santa Maria di Kàlena, un monasterio benedictino -uno de los más antiguos de Italia- hoy abandonado pero que en su momento ejerció una influencia considerable también fuera del territorio Gargano, inmerso en un paisaje rural representado por la llanura calena.

La ciudad de Peschici también es famosa, y quizás sobre todo, como balneario: hay varios playas que lo delimitan. Entre todos está el local, que da a la bahía de Peschici y desde el que se pueden admirar determinadas vistas -con el mar a un lado y las casas blancas que definen el característico pueblo del otro- en conjunto con el puerto de la ciudad, de donde parten los barcos pesqueros y ferries para los cercanos San Domino y Bahía de Manaccora. Sin olvidar las diversas playas de baño presentes, especialmente las de la zona de la Marina donde se concentran la mayoría de los hoteles utilizados para la estancia de los turistas.
¿Y los paisajes naturalistas que rodean la propia ciudad?




De la exuberante vegetación del Parque Nacional Gargano al mar azul de las islas Tremiti pasando por aquellas antiguas máquinas de pesca - compuestas por postes, cuerdas, alambres de hierro y cabrestantes - ancladas en la roca con vista al mar y más conocidas como trabucchi, entre las que destacan las famosas Trabucco de Monte Pucci donde también podrá degustar las delicias gastronómicas. En resumen, Peschici, una de esas piezas de Puglia para saborear y descubrir.

Audio vídeo Descubriendo Peschici, que ver
Añade un comentario de Descubriendo Peschici, que ver
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.